¿Cuál es el mejor remedio casero para eliminar el sarro de los dientes?

Estos depósitos minerales no son sólo una cuestión estética, sino también de salud.

Vamos a ser muy directos: no existen trucos ni productos “milagro” antisarro. Si buscas en Internet, encontrarás cientos de remedios caseros para eliminar el sarro de los dientes, la mayoría con bicarbonato, limón o agua oxigenada entre sus componentes. Sin embargo, ninguno de estos remedios va a hacerle ningún favor a tu boca, sino todo lo contrario, sobre todo si recurres a ellos con frecuencia. Por suerte, evitar la formación de sarro es muy fácil y está al alcance de todos. ¡Te contamos cómo hacerlo!

En el caso del sarro, el mejor ataque es una buena defensa. El único remedio casero contra el sarro es la prevención, es decir, cumplir con una buena higiene oral en casa para evitar que aparezca. Es especialmente importante no olvidarnos de los espacios interproximales, entre diente y diente, para lo que podemos utilizar el hilo dental o los cepillos interproximales, al menos una vez al día.

¿Qué hago si ya se me ha formado sarro?

La placa bacteriana, una vez que se endurece y transforma en sarro, sólo puede eliminarse en el dentista, mediante una profilaxis o limpieza dental. Los aparatos sónicos y ultrasónicos que utilizamos los dentistas producen ondas vibratorias que rompen el sarro de la superficie del diente sin afectar en absoluto al esmalte.

¿Mi saliva puede propiciar la formación de sarro?

No necesariamente. A pesar de que el ph salival es un factor que interviene en la acumulación de sarro. La saliva es un 99 % agua y el resto de componentes son moléculas orgánicas e inorgánicas. La causante del sarro es la falta de una buena higiene oral en una determinada zona. No obstante, mantener una boca bien hidratada hará que nuestra saliva sea más serosa (fina y acuosa) y que la formación de sarro sea menor.

El sarro no sólo afea la estética de nuestra sonrisa, sino que, además, facilita la formación de caries y enfermedades de las encías, como la gingivitis y la periodontitis, la cual conlleva a la pérdida de piezas dentales.

¡No dejes que el sarro se acomode entre tus dientes!

Acude a tu limpieza dental cada 6 meses.